Miguel Milá

1931

Pionero y estandarte del diseño contemporáneo español en todo el mundo, diseñador industrial e interiorista, inventor y bricoleur, inició su carrera en los años 50. Ante la escasez de objetos, medios y materias primas de la época, empezó a diseñar sus propios muebles y lámparas, que no tardó en producir a través de su empresa Tramo (TRA-bajos MO-lestos), permaneciendo como verdaderos clásicos contemporáneos hasta la actualidad.

Junto a André Ricard fue el primer Premio Nacional de Diseño en 1987. Recibió la Creu de Sant Jordi en 1993, y en 2008 el premio Compasso d’Oro a la carrera, el más importante de los otorgados por el ADI italiano. En 2016, el Ministerio de Educación y Cultura le concedió la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes. “En realidad soy un diseñador preindustrial. Me siento más cómodo con aquellos procedimientos técnicos que me permiten corregir errores, experimentar durante el proceso y controlarlo al máximo. De aquí también mi preferencia por materiales nobles, que saben envejecer''. Cada material expresado en su naturalidad. Tras una etapa desencantado, que coincide con los excesos de los ochenta, durante la que se dedicó al interiorismo y al diseño de exposiciones, retoma el diseño industrial de siempre con un fundamento igualmente racionalista y un lenguaje aún más sobrio, ejemplificado por el banco NeoRomántico (1995), hoy de presencia habitual en los paisajes urbanos. Le siguieron unos años más tarde, los bancos NeoRomántico Liviano (2000) y el banco Harpo diseñado junto a su hijo Gonzalo.