El origen y el esplendor de los Royal Docks

A principios del siglo XIX, con la expansión del Imperio Británico y el auge del comercio, se puso de manifiesto la necesidad de construir muelles más amplios en el río para acomodar barcos mayores, que incorporaran mejores prestaciones, así como las últimas tecnologías e innovaciones. El primero, Victoria Dock, se inauguró en 1855 y, a continuación, Albert Dock en 1880. Se convirtieron en los más importantes de la ciudad, generando oportunidades de empleo y alojamiento para los trabajadores, expandiendo las áreas residenciales en las inmediaciones. El último muelle construido fue King George V Dock, abierto por el rey Jorge V en 1921, quien al mismo tiempo asignó al conjunto de dársenas el nombre Royal.

20220830-UK-London-The-Royal-Docks-Thames-Barrier-Park-ARP-Equipo-Urbidermis-39
Resurgir tras el declive mercantil

Los muelles reales sobrevivieron a diversos acontecimientos históricos posteriores.

Los muelles reales sobrevivieron a diversos acontecimientos históricos posteriores. Sin embargo, no lograron hacer frente al transporte en contenedores con buques de carga de grandes dimensiones, no aptos para navegar río arriba hasta ellos. Así, se desarrollaron otros puertos aguas abajo del Támesis y, gradualmente, los negocios de los Royal Docks decayeron hasta cerrar el tráfico mercantil en 1981, quedando en desuso y ocasionando altos niveles de desempleo.

Los antiguos muelles de Londres conforman una extensa ribera con múltiples posibilidades: espacios públicos, parques, áreas comunitarias y conexiones peatonales y ciclistas. Royal Docks es en la actualidad un centro creativo, de negocios y ocio donde conviven destacadas entidades como el London City Airport, el campus más extenso de la University of East London (UEL) y el gran centro de exposiciones ExCeL London.

20220830-UK-London-The-Royal-Docks-Thames-Barrier-Park-ARP-Equipo-Urbidermis-16

Perfeccionando Thames Barrier Park

Inaugurado en el año 2000, el multigalardonado parque representa un auténtico ejemplo de 7 hectáreas de transformación, un diseño conjunto entre el paisajista Allain Provost y el estudio de arquitectura Patel Taylor. Situado en un solar que albergó anteriormente una fábrica química, es uno de los espacios verdes más elogiados, demostrando el potencial de la inversión pública en parques urbanos. Thames Barrier Park destaca por su riqueza paisajística, la abundancia de especies que lo habitan, así como por sus equipamientos e instalaciones.

Desde la apertura del parque hace dos décadas, los Royal Docks han experimentado notables cambios asociados a un incremento de la población y de la edificación y, en consecuencia, la generación de nuevas realidades y expectativas. Así, el proyecto de actualización trazado por la consultora en 2021 responde a una serie de objetivos de mejora. Entre ellos, aumentar la afluencia de visitantes y enriquecer su experiencia; mejorar las infraestructuras y el entorno y crear un parque cálido y seguro. La iluminación, el mobiliario urbano y el pavimento renovado garantizan una sinergia con la función y la estética generales del espacio. En particular, el diseño del alumbrado presta especial atención tanto a la seguridad de los usuarios como a la de la fauna local, protegiendo sus necesidades y adaptándose a ellas.

20220830-UK-London-The-Royal-Docks-Thames-Barrier-Park-TRB-Equipo-Urbidermis-37

Los elementos urbanos de Urbidermis, tanto de mobiliario como de iluminación, se han seleccionado por su capacidad de brindar confort y compañía. La simplicidad, discreción y robustez del banco 108. Una solución de calidad con formas romboidales, se integra con soltura en el paisaje vegetal que lo envuelve. Por su parte, Trapecio es una pieza de grandes dimensiones pensada para el encuentro social. Un banco que destaca por la belleza y generosidad de su geometría, transformando el espacio en favor del ocio urbano en este espléndido parque.

El alumbrado exterior, una fuente de bienestar. Arne, el proyector urbano, es un magnífico sistema de iluminación gracias a su claridad y versatilidad. Un aporte de luminosidad funcional a las diversas exigencias del lugar. Y Skyline, custodiando cada paso del camino, una baliza urbana amable que combina líneas esenciales, luz y color. Cerca de las personas, delimita y estructura con sutileza los recorridos de Thames Barrier Park.

20220830-UK-London-The-Royal-Docks-Thames-Barrier-Park-C8B-Equipo-Urbidermis-23.jpg
20220830-UK-London-The-Royal-Docks-Thames-Barrier-Park-TRB-Equipo-Urbidermis-00.jpg
20220830-UK-London-The-Royal-Docks-Thames-Barrier-Park-ARP-Equipo-Urbidermis-04.jpg
20220830-UK-London-The-Royal-Docks-Thames-Barrier-Park-ARP-Equipo-Urbidermis-13.jpg
20220830-UK-London-The-Royal-Docks-Thames-Barrier-Park-TRB-Equipo-Urbidermis-24.jpg
Mejorar la experiencia en Connaught Bridge y RAW Overpass

Proyectadas asimismo por Mott Macdoland en 2021, las renovaciones de Connaught Bridge y Royal Albert Way Overpass se encuentran dentro del programa “Keep Newham Moving”. Cuyo objetivo es rehabilitar el estado de carreteras y senderos, así como del alumbrado público del distrito con el fin de alentar y facilitar los desplazamientos más activos a través de Newham, conectando comunidades clave.

Enriqueciendo así la experiencia visual y física de los usuarios, ya sean peatones o ciclistas, y mejorando la biodiversidad a través de la creación de un corredor verde para las especies locales.
Una oportunidad para potenciar los espacios públicos, creando un entorno agradable, atractivo y donde sentirse recogido.

Instalados en columna, el proyector urbano Arne y su versión en tamaño reducido Arne S, ofrecen una iluminación ordenada y eficaz. Con buenos índices de uniformidad y permitiendo dirigir la luz allá donde se necesite, refuerzan la sensación de seguridad de los residentes, que pueden gozar de una ruta continua y de calidad también en la nocturnidad.

20220830-UK-London-The-Royal-Docks-Thames-Barrier-Park-ARP-Equipo-Urbidermis-32